Thursday, June 28, 2012

"Una puerta abierta en el cielo," (Apocalipsis 4: 1.)

JUNIO  28



DEBES de recordar que Juan estuvo preso  en la isla de Patmos
una prisión solitaria, rocosa, inhospitalaria, por
causa de la Palabra de Dios y el testimonio de Jesús.
Sin embargo, bajo tales circunstancias para él, separado
de todos aquellos a quienes amaba en Efeso, excluído
de la adoración de la iglesia, condenado a la
compañía de compañeros de prisión con quienes no congeniaba,
estas visiones le fueron concedidas. Para
él también había una puerta abierta en el cielo.
Se nos recuerda, que habiendo sido Jacob desterrado de la
casa de su padre, se tendió en un sitio desierto a dormir, y en
sus ensueños contempló una escalera que ponía en comunica·
ción el cielo con la tierra y en lo más alto estaba Dios.
No solamente a éstos, sino a muchos más se les han abierto
puertas en el cielo. Con lo que se refería al mundo, parecía ser
que sus circunstancias no le permitían tales revelaciones.
A los prisioneros cautivos; a los que constantemente sufren
atados con cadenas de hierro de dolor en sus camas enfermos;
a los peregrinos solitarios y vagamundos; a las mujeres apartadas de la casa del señor
a consecuencia de los quehaceres de sus casas, muy a menudo se les ha abierto la puerta del cielo.
Pero existen ciertas condiciones. Es necesario que sepas lo
que significa poseer el Espíritu. Debes ser puro de corazón y
obediente en la fé. Debes de estar dispuesto a darlo todo por
perdido por la excelencia del conocimiento de Jesucristo. Entonces,
cuando Dios es todo en todo para nosotros, cuando vivimos,
nos movemos y tenemos nuestra existencia en Su gracia,
también se nos abrirá la puerta.-

No comments:

Post a Comment